Menu

Santa María Goretti

Santa María Goretti, virgen y mártir, que desde su infancia difícil, ayudando a su madre en las labores de la casa, se distinguió ya por su piedad. Cuando no contaba más que doce años, murió en defensa de su castidad, a causa de las puñaladas que le asestó un joven que intentaba violarla cuando se hallaba sola en su casa, cercana a la localidad de Nettuno, en la región del Lacio, en Italia.

María Goretti nació en 1890 en Corinaldo, pueblecito que dista unos cincuenta kilómetros de Ancona. Era hija del campesino Luis Goretti y de su esposa, Asunta Carlini. La familia se componía de seis hijos. En 1896, Luis Goretti se trasladó con su familia a Colle Giantruco, cerca de Galiano, y más tarde a Ferriere di Conca, no lejos de Nettuno, en la Campania Romana. Poco después de su llegada a esta última población, Luis Goretti enfermó de malaria y murió. Su esposa tuvo que encargarse del sostenimiento de la familia. La lucha por la vida era dura, de suerte que en la casa se contaba hasta el último céntimo. María, a la que se llamaba ordinariamente Marietta, era la más alegre y la más cariñosa con su madre.

Un cálido atardecer de julio de 1902, María se había sentado en lo alto de la escalera de la casa para remendar una camisa. Aunque aún no cumplía los doce años, era ya toda una mujercita, pues en Italia las niñas se desarrollan más rápidamente que en los países nórdicos. Una carreta se detuvo delante de la puerta de la casa, y un joven de dieciocho años, llamado Alejandro, vecino de la familia Goretti, subió rápidamente las escaleras. Alejandro invitó a María a entrar en una de las habitaciones. No era la primera vez que esto sucedía, y María rechazó de nuevo la invitación. Entonces el joven la hizo entrar a empellones y cerró la puerta.

María opuso resistencia y trató de pedir auxilio; pero, como Alejandro la tenía agarrada por el cuello, a duras penas pudo musitar sus protestas y jurar que prefería morir antes que entregársele. Al oír esto, el joven desgarró el vestido de la muchacha y la apuñaló brutalmente. María cayó por tierra pidiendo auxilio. Alejandro le clavó todavía una vez más el puñal en la espalda y huyó. La joven fue transportada al hospital en una ambulancia, pero su estado era desesperado. Las últimas horas de su vida fueron conmovedoras; recibió con ingenuidad de niña el santo viático; trató de persuadir a su madre de que descansase un poco y perdonó de todo corazón a su agresor. Confesó también que, desde hacía tiempo, tenía miedo de Alejandro, pero que no había dicho nada por no causar molestias a su familia. Su muerte tuvo lugar veinticuatro horas después de la agresión. La madre de la joven, una noble dama española, dos religiosas y el párroco de Nettuno, habían permanecido junto a la cabecera de su cama toda la noche.

Alejandro fue condenado a treinta años de prisión. Durante largo tiempo se mostró brutal y obstinado en no arrepentirse de su pecado. Pero una noche, tuvo un sueño en el que vio a María que recogía flores en un prado y venía n ofrecérselas. A partir de ese instante, cambió totalmente; se convirtió en un prisionero ejemplar, y fue indultado cuando había cumplido veintisiete años de su condena.

Entre tanto, la fama de María Goretti se había extendido por todo el mundo, y el pueblo cristiano empezó a tener noticias de la santidad de la vida que la joven había llevado antes de su muerte prematura. Se la invocaba ya como una santa, y su intercesión obró varios milagros. Por fin, se introdujo formalmente su causa de beatificación. María Goretti fue solemnemente beatificada por Pío XII el 27 de abril de 1947. Tres años después, el mismo Pío XII canonizó a María Goretti en la Plaza de San Pedro.

 

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco