Menu

Beato Jorge Rhem

Cerca de la costa de Francia, ante el puerto de Rochefort, recuerdan especialmente en este 11 de agosto al beato Juan Jorge Rhem. Un presbítero de la Orden de Predicadores que, encerrado durante la persecución contra la fe en una lóbrega prisión, levantaba la esperanza de sus compañeros de cárcel, cruelmente torturados, hasta que él mismo, por amor a Cristo, murió de una enfermedad incurable.

Juan Jorge Rhem, llamado en algún documento Juan Santiago, nació en Katzenthal, en el Alto Rhin, el 21 de abril de 1752. A los veinte años tomó el hábito dominicano en el convento del Faubourg Saint-Germain, de París, el 25 de junio de 1772. Hizo la profesión religiosa el 28 de junio de 1773 con el nombre de fray Tomás, y fue enseguida destinado al convento de Schlestadt en Alsacia.

Llegada la Revolución, se negó a prestar el juramento constitucional, y al cierre de los conventos se fue a vivir al departamento de La Meurthe. Se dedicó a un vasto apostolado clandestino que irritó a las autoridades, las cuales procedieron a arrestarlo. El 14 de junio de 1793 el comité revolucionario lo mandó preso al exconvento carmelita de Nancy, y fue enviado a Rochefort a causa de su negativa a jurar la constitución civil del clero, padeciendo mucho en el camino.

Llegado a Rochefort, fue registrado el 5 de mayo de 1794 y embarcado en Les Deux Associés. Murió el 11 de agosto de aquel mismo año y fue enterrado en la isla de Aix. Fue beatificado el 1 de octubre de 1995 por el papa Juan Pablo II.

volver arriba
Logo VA TV web  Odisur     Casa de Espiritualidad Sierra NevadaLogo Lumen Gentium IIViajes San Cecilio.   Editorial Nuevo Inicio      Centro Cultural Nuevo Inicio         Logo IFESicsco