Fecha de publicación: 28 de diciembre de 2021

El pasado domingo día 26 de diciembre de 2021 tuvo lugar en la Basílica de la Virgen de las Angustias la celebración del Voto, que la ciudad de Granada ofrece a la Santísma Virgen desde 1885, por haberla librado de los efectos desastrosos de los terremotos de los años 1884 y 1956.

La corporación municipal de Granada, custodiada por cuatro maceros y dos policías locales, vestidos de gala, con su cuarta teniente de Alcalde, Raquel Rut Peis al frente, fue recibida en la puerta de la Basílica por el Hermano Mayor de la Hermandad Sacramental de la Virgen de las Angustias, Miguel Luis López-Guadalupe Muñoz y miembros de la Junta de Gobierno, con el estandarte de la Hermandad.

Frente a la portada de la Basílica estaba situada la Banda Municipal de Música de Granada, que interpretó magistralmente los tres himnos oficiales: Andalucía, Granada y el Himno Nacional, que fueron seguidos con sumo respeto, silencio y emoción tanto por la Corporación Municipal, y Hermandad, como por las personas congregadas allí.

A continuación las autoridades, acompañadas por los miembros de la Hermandad, entraron por el pasillo central de la Basílica, ocupando la corporación municipal el lado derecho del altar mayor y los miembros de la Hermandad, el lado izquierdo. La solemne Eucaristía fue presidida por el párroco de la Basílica, D. Blas Gerardo Gordo Jiménez, acompañado por D. Miguel Teruel, sacerdote de la Basílica Parroquial.

D. Blas dio la Bienvenida a la corporación municipal y a todas las personas presentes en esta celebración dominical en esta fecha importante para la ciudad de Granada.
Las lecturas fueron realizadas por miembros de la corporación municipal.

D. Blas empezó su homilía con estas palabras: “Queridos hermanos todos, representantes del Ayuntamiento de la ciudad de Granada, Gobierno de nuestra Hermandad, todos los fieles que os sumáis a esta celebración de la Misa de las doce de cada domingo, que hoy tiene esta doble resonancia: la celebración del día de la Sagrada Familia y, por otra parte, la celebración del Voto de la Ciudad, que recuerda que en otro momento histórico en el que pueblo granadino se vio acogido por la protección de la Virgen de aquellos terremotos , que afectaron a Alhama en 884 y a Albolote en 1956 y a la ciudad no le afectó…”. A continuación explicó cómo dentro de la Octava de Navidad la Iglesia celebra esta festividad de la Sagrada Familia, como paradigma del amor que Dios nos tiene, haciéndose niño entre nosotros.

La familia es el núcleo donde reina el amor de Dios de una forma tangible y especial, aunque en este tiempo que nos toca vivir hay diferentes tipos de familia y que ninguno de ellos es perfecto y por esto el Papa apela a que la familia sea y dé estabilidad y fortaleza a la sociedad en la que vivimos. Hizo referencia a cómo los hijos deben reflexionar que son fruto del amor de sus padres y de la entrega y el cuidado que todos han recibido y de ahí́ el amor que deben dispensar a sus padres en la debilidad y cuando los necesiten. Terminó con estas palabras: “Pues vamos a pedirle al Señor que en esta ciudad de Granada, hoy, también en medio de otro tipo de terremotos, que puede ser una pandemia, puede ser la realidad de tipo económico que sacude la fe la tranquilidad y la serenidad de tantas familias, pues que aprendamos a encontrar vías y pedimos también la luz para los que tienen la responsabilidad de poder guiar la institución municipal, que sientan que la sabiduría y la gracia que acompañó́ a Jesús a lo largo de su crecimiento podemos y debemos invocarla. Y si algo estamos aprendiendo de este momento, es que no somos capaces de controlarlo todo, la vida humana lleva una realidad de fragilidad, de caducidad, que forma parte del ser humano, pero que no es lo definitivo, por eso en torno a esta mesa donde como familia nos sentamos para comer, para escuchar, para compartir, el Señor nos deje como alimento un amor que nos viene de lo alto, que nos ayuda a poder equilibrar y armonizar todo lo que aquí abajo, en esta tierra, llevamos adelante”.

La Eucaristía estuvo solemnizada por la actuación de la Coral Virgen de las Angustias, dirigida por Adolfo Urquiza, y acompañada al órgano por su titular, Luis Linares, interpretando diversas canciones polifónicas y villancicos tradicionales para que los fieles asistentes participaran también de los cantos. El Himno Oficial a la Stma. Virgen de las Angustias puso el broche final. Al terminar la celebración, la corporación municipal, junto con los miembros de la Hermandad, se hizo una foto-recuerdo en la escalinata del altar mayor.

Antonio J. Mezcua Roelas